¡Qué alimento! Aporte nutrimental de las papas

No sólo son ricas, de hecho ¡son deliciosas y un alimento muy versátil: se pueden preparar de mil maneras, enteras, molidas, picadas, trituradas; asadas, hervidas, fritas o cocidas.

 Las papas también son alimentos de alto aporte nutrimental. Nos brindan, en primer lugar, almidones, hidratos de carbono de reserva, que nos sirven como fuentes de energía para el cuerpo. A partir de estos carbohidratos podemos obtener energía que requiere nuestro cuerpo tanto para llevar a cabo sus funciones metabólicas básicas como respiración, digestión, excreción, y circulación. La energía de los hidratos de carbono, como la que aportan las papas, nos sirve también para llevar a cabo actividad física de todo tipo, desde la moderada que implican las actividades normales de la vida cotidiana, hasta la más extenuante como la que requiere el deporte formal.

La papa también es un alimento rico en fibra. Aporta 2g de fibra en una ración, de una pieza mediana. Su fibra se encuentra en la cáscara, por lo que es importante favorecer su consumo. Con esta fibra nuestro sistema digestivo funciona mejor y más rápido, se evitan las molestias del tránsito intestinal lento como la inflamación, el dolor, los gases y el estreñimiento con sus consecuencias que pueden ser más graves, y que incluyen hemorroides, divertículos e incluso cáncer de colon.

Existen papas de todo tipo, de diferentes colores que van desde el blanco hasta el morado, pasando por tonos de amarillo, naranja y café; de distintas texturas, desde las lisitas y suaves hasta las arrugadas o corrugadas; de diferentes formas, desde las redonditas y pequeñas hasta las alargadas tipo dedo o las aplanadas. Todas estas papas además aportan vitaminas y minerales en grandes concentraciones. Destaca la gran concentración de vitamina C que contienen. En una pieza mediana, de cerca de 100g, recibimos entre 10 y 15mg de vitamina C, la quinta parte de la recomendación diaria. Esta vitamina actúa como un poderoso antioxidante, protegiéndonos de los daños causados por los radicales libres y evitando el envejecimiento prematuro, las enfermedades infecciosas de todo tipo e incluso algunas variedades de cáncer.

Una precaución: la vitamina C es muy sensible a la luz y al oxígeno y se pierde también durante la cocción prolongada. Cuida tus papas y no las expongas más del necesario a ninguno de estos agentes.

El aporte de potasio de la papa es también magnífico. En una pieza grande (mayor a 148g) encontramos más de 700mg de potasio, cuando la recomendación diaria para un adulto de de 800mg. Así, es casi la totalidad del potasio que requerimos cada día. Recordemos que dicho mineral es esencial para el correcto funcionamiento del sistema muscular, promueve la contracción y relajación de los músculos que recubren el esqueleto. Cuando falta potasio se propician los calambres, las contracturas y los dolores.

Muchas personas creen que las papas son muy energéticas y que contribuyen a la ganancia de peso. Eso es un error. En una porción mediana de 148g recibimos 110Kcal, cerca del 5% de lo que un adulto debe consumir por día para mantenerse sano (2000Kcal). Así que, la papa puede insertarse de manera muy sencilla en cualquier dieta, incluso en la de las personas que quieren bajar de peso.

La papa es por lo tanto, un alimento muy valioso, rico en hidratos de carbono, energía de fácil utilización y libre de residuos para el cuerpo; rico en fibra para la correcta digestión y excreción. Con muchísima vitamina C y potasio. Y es un alimento delicioso, versátil, fácil de guardar y de preparar, y que a todos nos encanta.

Papas por su alto aporte nutrimental y baja densidad energética. Papas por ser fuente de energía y nutrición.

Nutrióloga Lic. Cecilia García Schinkel

www.grupopm.com

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!