¿Por qué es importante empoderar a los niños?

“Información  es poder”, ¿cuántas veces hemos escuchado esta frase?  En esta ocasión no me refiero a la información que nos aprendemos en el colegio, en el ciclo escolar, esa que aprendemos en los libros de texto. No, me refiero al privilegio que podemos llegar a tener si logramos conectar nuestras emociones con nuestro pensamiento lógico, para poder resolver cualquier situación que se nos presente.

Basándonos en la manera de reaccionar de un niño a quien no se le haya fomentado una actitud positiva (que es la suma de aprender a conectar las dos áreas de nuestro cerebro), podemos identificar que reaccionará de manera defensiva ante  los acontecimientos con el afán de primario de protegerse, y se instalará en la terquedad, lo cual no lo deja ver las posibles soluciones y tendrá estrés, eso sin contar que  no es empático con los demás;  por otro lado a los chicos que saben identificar la emoción que les causa cierta situación, y saben aterrizarla junto con un pensamiento lógico, se convierte en un niño resiliente. Es primordial que los niños sepan que todos tenemos emociones, que no es malo enojarse por ejemplo, y defender su punto de vista, el objetivo es saber cómo reaccionar ante ese sentimiento  que todos vivimos en algún momento.

Este tipo de herramientas que los niños pueden aprender con unas sencillas dinámicas les dan las bases de poder para el camino que están empezando a emprender. Igualmente al  estar conscientes de cómo  saber negociar, encontrar diferentes maneras de resolver algún conflicto, de ponerse en los zapatos del otro y de poner límites cuando sea necesario, les va a auxiliar al momento de que tengan que tomar sus propias decisiones, los forjará como seres independientes sin tener que estar a la sombra de los padres, y pedirán ayuda cuando ellos ya hayan agotado las posibilidades que acorde a su edad encuentren.  ¿Cuántas veces no encontramos en grupos de WhatsApp padres de familia preguntando por la tarea de los niños? ¿Cuántas veces las mamás se quejan de la cantidad de tarea que tiene el niño y terminan haciéndola ellas? Y no se diga si de manualidades hablamos. El dejar que el niño elabore sus propias tareas aunque no le queden perfectas, ayuda a su autoestima, y ocurre lo contrario cuando los padres son los que las realizan, porque muy en el fondo le están inculcando  al niño que no lo creen capaz de resolver sus propias responsabilidades.

Por: Taller de empoderamiento para niños 

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

[recaptcha]

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!