Navidad y Año Nuevo, fiestas del consumo

Como cada año, la ciudad se adorna con luces y objetos alusivos a las fiestas decembrinas. Nos reunimos con familiares y amigos para compartir un momento especial, lleno de abrazos, buenos deseos y regalos.

 Sin embargo, no todo son sólo bellos momentos, a la par de las festividades se genera un consumo excesivo de energía eléctrica y una gran cantidad de basura.

 De acuerdo a datos de la Secretaría del Medio Ambiente del Distrito Federal, durante la temporada navideña la basura aumenta un 30%, lo que provoca que el DF amanezca lleno de basura tras los festejos.

 Además, el gasto energético se incrementa un 35%, y según nutriólogos del Instituto Mexicano de Seguro Social las personas tienden a subir de 3 a 8 kilos de peso corporal en esta temporada.

 Navidad es, además, sinónimo de regalos, cajas, moños y papeles de colores. Por ello, te invitamos a reutilizar lo que tengas en casa para evitar producir más desechos. A lo largo del año, guarda los moños de regalos que recibas, así como las cajas y bolsas que podrías reutilizar en tus obsequios navideños.

 Los juguetes son una de las estrellas de estas fechas. El 70% de las ventas de juguetes se realizan en los últimos tres meses del año, para el periodo navideño, según los datos de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete.

 Durante la Navidad y los meses precedentes somos bombardeados con publicidad de muñecas, coches, juegos de mesa, celulares, tabletas digitales entre muchos otros objetos. Una saturación de imágenes y modelos que acaban generándonos estrés al tener que decidirnos entre uno u otro regalo.

 Angustia que se trasmite cuando tenemos que peregrinar de tienda en tienda para encontrar el obsequio elegido. Nuevamente, la realidad se impone, y pasadas las fiestas y con ellas la presión publicitaria y el capricho inducido, las más de las veces los juguetes y regalos acabarán arrinconados o convertidos en un residuo.

 Por otra parte, la mayoría de los juguetes electrónicos usan baterías para su funcionamiento, las cuales se convertirán, en un breve lapso de tiempo, en un residuo de manejo especial o peligroso; por ello trata de evitar la compra de juguetes que usen pilas o en su caso adquiere junto con el regalo un juego de pilas recargables.

 Un elemento fundamental en estas fechas es el árbol de Navidad, que al término de la celebración se convertirá en un residuo que, si bien nos va, se lo llevará el camión de la basura, si no terminará abandonado en una calle, banqueta, parque o terreno baldío. Cuando terminen las festividades, lleva tu árbol seco a un centro de acopio para que sea transformado en fertilizante y no acabe en la basura.

 Que los últimos días del año sean un buen momento para valorar las cosas que verdaderamente nos importan y no sólo de consumo de bienes. Celebremos el año nuevo actuando en favor de un mundo social y ambientalmente responsable.

Ramón Pérez Guillé

Coordinador de Educación Continua, CICEANA

ramon@ciceana.org.mx

Si quieres saber más sobre ecologia, visita nuestro portal en Internet www.ciceana.org.mx y síguenos a través de las redes sociales Facebook/ciceana Twitter@ciceana YouTube/ciceana

Shares

Tags: , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!