Los Repertorios Básicos en Conducta

Cuando se convive con niños y se tiene como principal intención proporcionarles las herramientas necesarias que les permita desenvolverse a lo largo de su vida en un nivel personal, social, académico, profesional, entre otros aspectos; se suelen identificar acciones educativas encaminadas a la adquisición de habilidades en todas las áreas de desarrollo del niño. No obstante, un error en el que se incurre generalmente es olvidar la importancia de que estos niños posean o desarrollen en primera instancia los repertorios básicos de conducta, las cuales son imprescindibles para poder adentrarlos en la enseñanza en general y en la enseñanza escolarizada en particular.

Por ello, en las siguientes líneas es nuestro propósito adentrarte a este tema de gran importancia para conocer un poco más sobre el desarrollo de tu niño, además de brindarte algunas estrategias que podrían ayudarte a estimular el área básica que le permitirá adquirir nuevos conocimiento y habilidades imprescindibles para aprendizajes futuros.

Así, en primera instancia, es importante resaltar que cuando hablamos sobre repertorios básicos en los seres humanos, nos estamos refiriendo a la base que poseemos todos y cada uno de nosotros para poder adquirir nuevas conductas que faciliten nuestro desarrollo.

Esta base está compuesta por cuatro áreas que son:

  • La atención. Esta es la capacidad de concentración que tenemos los seres humanos, la cual puede ser de manera espontánea y voluntaria sobre un objeto o cosa. En este sentido, a través de la atención los niños tiene la capacidad de detectar cambios en el medio, localizarlos, concentrarse en ellos y actuar en consecuencia; ésta, tiene una asociación fundamental con situaciones relacionadas con el desarrollo académico. Una forma sencilla de fortalecer esta área en tu niño es a través de actividades tales como iluminar, recortar, pegar dibujos o imágenes de interés para él o ella, utilizar juegos memoramas, dominó, lotería, etc.
  • El seguimiento de instrucciones. Esta área está enfocada en la capacidad que tiene el niño para responder a los requerimientos (órdenes e instrucciones) que implican la realización de actividades (conjunto de acciones). Esta capacidad abarca la forma en que el niño sigue o hace correctamente lo que se le solicita. Puedes estimular este repertorio con actividades cotidianas tales como el aseo de manos y dientes, realizar actividades sencillas como ordenar sus zapatos, sus juguetes, acercar objetos, realizar figuras de origami, entre otras.
  • La imitación. Este repertorio está enfocado en la capacidad que posee el niño para reproducir la conducta de un modelo determinado y se refiere también a conductas que ocurren en una secuencia predeterminada. Puede ser estimulada a través de actividades tales como la imitación de sonidos, de canciones, de expresiones corporales (rondas, juego de los encantados) o gestuales (juego de caras y gestos), etc.
  • La discriminación. Esta área está relacionada fundamentalmente con la capacidad que tienen el niño para reconocer semejanzas y diferencias ante estímulos que se le presentan. Así pues, se puede fortalecer dicha área pidiendo al niño que identifique y clasifique objetos que se le muestren o proporcionen tomando en cuenta características tales como: tamaño, forma, color, peso, grosor, cantidad, posición espacial, textural, etc.

En este sentido, y tomando en cuenta estas importantes áreas para el desarrollo de conductas en el niño, es necesario que estés atento, que identifiques cómo tu niño puede identificar y actuar ante lo que sucede en su entorno, si cuando le pides que realice alguna actividad sencilla, lo hace sin ningún contratiempo, si es capaz de imitar sonidos o movimientos, pues de ello depende en gran medida la facilidad que tendrá para la adquisición de actividades más complejas, debido a que si manifiesta algún inconveniente en cualquiera de estos repertorios será mayor la probabilidad de presentar dificultades en el aprendizaje.

Finalmente, es recomendable que si detectas alguna dificultad en el desarrollo de estos repertorios básicos de conducta, no te alarmes, platica con los profesores de tu niño, realiza las actividades que te hemos recomendado en el presente artículo, consulta algún especialista en psicopedagogía, educación o afines; para que así en conjunto profesores, padres de familia y especialistas coadyuven a un mejor desarrollo de los mismos y con ello se propicie un mayor grado de adaptación en el niño.

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!