La cultura como un medio  favorecedor para el  desarrollo del lenguaje en los niños.

La cultura siempre ha existido como parte indispensable de la humanidad y en cada época y momento histórico ha sido concebida de diferentes formas, adoptando nuevas tendencias que reflejan la personalidad de los seres humanos.

Imagino que se preguntaran que relación podría existir entre el lenguaje y la cultura. Para ello tendré que remitirme al creador de la corriente histórico-cultural, Vigotsky (1934), quien dijo que ningún niño nacía con los procesos psicológicos consolidados; es decir que nadie nace con cierta dotación de inteligencia, lenguaje o pensamiento, sino que el nivel de éstos será mediado por la calidad de las interacciones del ser humano, y en este caso de la actividad que como adultos propiciemos o procuremos para nuestros hijos. Esta actividad será determinada por el entorno, particularmente de la crianza y es  aquí donde vinculo ambos aspectos: cultura y lenguaje. La cultura como un recurso o medio para ampliar y enriquecer el desarrollo del lenguaje de los niños.

¿Y porque enfatizar la importancia de la presencia de la cultura en nuestras vidas?

Por múltiples razones,  como que  través de la música se favorecerá la atención selectiva, que refiere  a la importancia de saber jerarquizar los estímulos en el entorno, inhibiendo los que resultan innecesarios para garantizar su aprendizaje.  La danza desarrollará la secuenciación de movimientos corporales que permitirán al niño anticipar movimientos, como los sonidos específicamente  del lenguaje, que se conjugan entre sí para dar paso a expresiones más elaboradas; así mismo podrá  ayudar a  los niños a controlar su propio cuerpo y regularse en diferentes contextos. En la pintura se pueden forjar habilidades  para beneficiar la atención sostenida, primordial en cualquier aprendizaje relevante de la vida del niño. El teatro como representación simbólica de lo que ocurre en su entorno  y como forma de apropiación y construcción de su realidad; y por supuesto como recurso en sus interacciones y diálogos con él mismo y con los demás. Y en conjunto que a través de alguna o de todas, surja la flexibilidad de pensamiento al poder vislumbrar varias alternativas y posibilidades, generando mayor adaptabilidad a las circunstancias adversas y capacidad para resolver las distintas situaciones que la vida ofrezca.

Es por ello que la cultura en sus diferentes expresiones o manifestaciones: el teatro, la pintura, la danza y la música,  deben ser abrazados como actos presentes e inseparables del desarrollo de los niños; acompañando este proceso de esculpir y moldear vidas que hoy es nuestro deber propiciar.

Concienticemos este hecho y  hagámonos responsables como padres, ofreciendo y proveyendo un ambiente de calidad para nuestros hijos; y con ello no digo que éste sea el único camino, sólo lo expongo como una posibilidad que es accesible para quien busca, la cultura ahí están en muchos espacios y tú puedes decidir incorporarla.

 

L.T.C.H Nayeli Alvarado Hernández

Terapeuta en Comunicación Humana

Comunidad Unique

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!