Importancia de la Familia

Por Psic. Alma Ayala Gloria

Directora Psicológica “Growing Kids”

En esta época decembrina, el contacto con la familia es de suma importancia. Reflexionemos cual es el papel de ésta en los niños y sus estilos de interacción. El concepto tradicional de familia es el de un conjunto de personas donde puedan encontrarse: el amor, la comprensión y el apoyo. Debe ser un espacio donde encontrar nuevas energías cuando uno se siente agotado y para enfrentarse al mundo exterior. A esta concepción le podemos denominar familia nutridora (Virginia Satir, 1989). El ambiente de este tipo de familia es de vitalidad, sinceridad y amor. En este tipo de familia hay una comunicación abierta, interés en escuchar al otro y la posibilidad de expresar desacuerdos sin miedo. Por el otro lado, una familia conflictiva está repleta de patrones de comunicación inadecuados como los secretos, lejanía en las actividades, frialdad, etc. Evidentemente allí no existe la capacidad de escucha activa ni asertiva, lo cual genera pocas o negativas reacciones emocionales. Por lo tanto, es común que exista desesperanza, desolación y soledad en los miembros de este tipo de familias.

Adicionalmente, en la familia es la que en buena medida determinan la adquisición de ciertas características y conductas de los hijos, además del desarrollo de habilidades básicas como la autoestima, los patrones de comunicación y de las relaciones interpersonales. Es decir, que los tratos que promueven un buen crecimiento dependerán de la capacidad de cuidar, proteger y educar a los hijos. Entre estas encontramos:

  1. La capacidad de apego, la habilidad para establecer un vínculo afectivo.
  2. La empatía, la cual es la función de percibir el estado emocional interno de los hijos, así como su comprensión.
  3. La participación en los grupos sociales para pedir, aportar y recibir ayuda de por ejemplo familiares, amigos, compañeros del trabajo, instituciones como escuelas, hospitales y demás.

Esto brindará un clima afectivo cálido que sentará las bases de un apego seguro, de la capacidad para establecer relaciones interpersonales adecuadas y conductas futuras. Por lo tanto, la familia en conjunto con los padres son quienes ayudarán a construir una imagen de si mismo a su hijo, así como su identidad a través de experiencias que lo conduzcan a esto. El conducirse con sabiduría emocional hacia el pequeño estimula un despliegue cognitivo y afectivo que tiene como base el pensamiento crítico y reflexivo.

Te dejamos este test para que evalúes si has cumplido hasta ahora con el desafío de ser padre cariñoso y asertivo o podrías mejorar: https://testmoz.com/176508/

Referencias:

Barudy, J., (2007) Los buenos tratos a la infancia: parentalidad, apego y resiliencia, Ed. Gedisa, Barcelona.

Web: www.gkids.com.mx

Redes sociales: Facebook, Twitter

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

Shares

Tags: , , , , ,



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!