Generación Z y trabajo terapéutico

Una de las principales características de los últimos tiempos es que se hace necesario clasificar a las generaciones por sus características y por sus necesidades, para que tal vez de esa manera, sean más sencillas de comprender, de estudiar y hasta de recordar.

Como terapeuta familiar esta es una de las particularidades más importantes a tomar en cuenta.

Mucho, muchísimo es lo que se ha hablado acerca de la generación millenial. Ya sea para criticarla, para contextualizarla , para justificarla o para destacar sus cualidades dada su enorme necesidad de reconocimiento. No obstante, de la generación Z se ha teorizado poco, no se ha hablado tanto ni tampoco se ha escrito de ella y los especialistas de la salud mental y emocional, tenemos la responsabilidad de pensar estos temas.

Debido a que gran parte del trabajo terapéutico debe de realizarse con los niños, realizaremos algunos apuntes acerca de uno de los principales rasgos de la generación Z: la inconformidad.

Con respecto de la etiología podemos afirmar que el acceso a una gran cantidad de tecnología, de información y de estímulos, son factores fundamentales para que la mente esté constantemente en la búsqueda de nuevos referentes y de nuevos contextos. Este fenómeno promueve un enorme proceso de aprendizaje, pero también de aburrimiento. Se vive con el hambre de saber y de tener más. Más comodidad, más rapidez, más información.

Por otro, lado también es importante puntualizar algunas de las consecuencias psicológicas que tiene el no estar nunca satisfecho. Esta situación de manera inevitable lleva al sujeto a un estado de permanente ansiedad y angustia porque nunca es suficiente, nunca es pronto y nunca es todo.

El verdadero reto del trabajo y del manejo con niños y con adolescentes z (por ejemplo en la terapia familiar) será el de ayudarlos a tolerar la frustración y a comprender los procesos como un camino lleno de satisfacciones y también de alegrías.

Cuando hablamos del trabajo terapéutico, educativo y psicosocial con la generación de niños y adolescentes de la generación llamada z, es necesario tomar en cuenta las características más importantes de la misma. Por ejemplo, el hecho de que el estar tan expuestos a la tecnología y a la comunicación, los vuelve ansiosos, curiosos y exigentes. El que vivan en un constante estado de insatisfacción ocasiona propensión a estados depresivos, de ánimo bajo y de adinamia generalizada.

Es por estas razones que se hace necesario considerar algunas pautas importantes para diseñar y para encuadrar el trabajo con generación Z.

  1. Diseño de espacios de aprendizaje: las últimas tendencias en técnicas pedagógicas y psicoterapeutas nos dicen que lo más importante en un proceso de enseñanza no es el contenido ni el discurso, sino todos aquellos elementos (perfectamente controlables por el docente, facilitador o terapeuta) que permiten que el alumno, participante o paciente se involucre con los objetivos del dispositivo. En pocas palabras si los millenials eran visuales, los de la generación Z lo son aún más.
  1. Ejemplos, ejemplos y más ejemplos: los herederos de la generación Z necesitan aprender a través de casos prácticos. Esto es debido a que su tiempo de concentración y de reacción es muy corto y debe de ser aprovechado de manera óptima.
  2. Educar para la frustración y para el conflicto: una de las principales si no es que la mayor área de oportunidad de la generación Z es que les cuesta trabajo tolerar que algo no les salga bien o que en los espacios en los que convergen surjan dificultades. Es por esto que es necesario incluir en objetivos tanto terapéuticos como educativos las habilidades sociales y psicológicas necesarias para hacer frente a situaciones adversas.

Por: https://www.capi.com.mx

 

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

[recaptcha]

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!