Eneagrama

“Peras al Olmo. Nunca más ”

El ser humano es un ser gregario y es por ello que reviste gran importancia el tema de los vínculos, las relaciones que entabla con todos y todo lo que le rodea. Como toda experiencia se vive en el cuerpo y como parte fundamental el andamiaje orgánico que descansa en el cerebro y la memoria celular del cuerpo, los cuales se desarrollan en los primeros años de vida.

De lo anterior se puede comprender que la capacidad y el deseo de formar relaciones interpersonales están asociados a la organización y funcionamiento de partes especificas del cerebro humano, así como del equilibrio de los neurotransmisores involucrados. Por lo cual es pertinente recalcar que el cerebro humano se modela con base en la relación fundante en su primera infancia y esta base orgánica dará forma a los vínculos subsecuentes en la vida de la persona. Es decir, el cerebro del ser humano al nacer se sigue configurando, y lo hace a partir de las experiencias tempranas y significativas con su cuidador primario y que diseñará el andamiaje para sus relaciones interpersonales posteriores en su entorno social .

El vínculo en la dimensión social se manifiesta cuando el humano invierte todas sus características en el mundo y las comparte con los demás. Existe un método que apoya a conocer las características propias y las de los demás de forma que es posible conocerse de una forma más amplia y por lo tanto la posibilidad de tener vínculos más sólidos y estables. Este método comienza a circular en medios masivos de comunicación como la radio, periódicos y por supuesto la internet; me refiero al Eneagrama.

El eneagrama es un método o sistema de reconocimiento del sí mismo, también apoya a la comprensión de los demás lo cual permite generar relaciones más armoniosas. Provee la información para identificar las propias emociones y sentimientos, las necesidades y los rasgos de vinculación propios y ajenos de forma que pueda haber un discernimiento de los potenciales, virtudes y diferencias de cada persona. Proveyendo la oportunidad de ir del juicio, prejuicio al entendimiento y aceptación, mejorando la calidad de las relaciones que se entablan. Pues da la oportunidad de asumir al otro desde su perspectiva y esto genera una real conexión, un vínculo sano.

El eneagrama se cree que se originó en Afganistán hace casi unos dos mil años. Hasta el siglo pasado había permanecido estrictamente como una tradición oral y secreta sólo dada a conocer a los adeptos del sufismo pero ahora se comienza a difundir ampliamente en aulas universitarias, a través de libros y/o talleres y medios de comunicación también.

Lo que en Occidente se conoce del Eneagrama tuvo su inicio con George Gurdjieff, si bien no hay una descripción escrita de dicho trabajo a Oscar Ichazo se le atribuye el conocimiento del eneagrama sufí en círculos académicos, primero en Chile y luego en EEUU. Algunos años después Ichazo atrajo la atención de algunos miembros de Esalen (California), entre las que se encontraban Claudio Naranjo, O`Leary, Helen Palmer y otros prestigiosos psiquiatras que actualmente enseñan dicho conocimiento. El sistema del eneagrama fue introducido por primera vez de manera pública en un curso en 1971 en Loyola University de Chicago y posteriormente en distintos seminarios y talleres por todo el mundo en los que se ha podido constatar experimentalmente la validez de este sistema.

El propósito principal del eneagrama es descubrir, identificar y hacer conciencia del tipo (eneatipo) al que pertenecemos cada uno, descubriendo así nuestra compulsión y aprender a trabajar sobre ella, a fin de lograr mayor conocimiento del “sí mismo” y a consecuencia conocer y comprender a los demás de forma que nunca más pidas peras al olmo.

Lo que permite el eneagrama es un “viaje” de autoconocimiento, para profundizar y comprender tus propias cualidades, tus motivaciones, así como tus intensas emociones. Estas cualidades se refieren a una fuerza o forma típica de respuesta, una fijación a reaccionar de una sola manera y en “automático”. Todo ello debido a ciertas pautas o mandatos asimilados e introyectados en nuestra infancia como por ejemplo “Nunca confíes en nadie”.” “Lo más importante es ocultar los sentimientos”. “El mundo no es perfecto”. “Yo no valgo”, “No soy digno de ser amado”, etc. El eneagrama además de permitir identificar estos patrones permite que el ser humano trascienda estas limitaciones de forma que lo conduce a la posibilidad de experimentar y vivenciar su real ser.

La máxima de “Conócete a ti mismo” es posible a través del El Eneagrama, que propone nueve tipologías que están nombradas en función de las pasiones o emociones que domina a cada eneatipo o bien por el número que se ilustra en la figura de nueve puntas que indica el camino de trascendencia para cada uno de los tipos. Estas son: 1. Ira, 2. Orgullo, 3. Vanidad, 4. Envidia, 5. Avaricia, 6. Cobardía, 7. Gula, 8. Lujuria, 9. Pereza.

¿Quisieras saber a cuál tipología perteneces y por qué?, ¿te gustaría saber cuál es tu emoción dominante?, ¿te gustaría trascender tus ideas, creencias limitantes, ¿trascender tus condicionamientos? , ¿te gustaría saber qué tipología son las personas importantes en tu vida y así comprenderlas, respetaras y amarlas? Ven y descúbrelo en este espacio de autodescubrimiento a través de sesiones terapéuticas en CAPI. Seas bienvenido al descubrimiento de tu real ser.

Clínica de Atención Psicológica Integral CAPI

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!