El Ballet I Mamá en la Torre

#ENLATORRE

¡Hola , yo soy Andrea Torre, sé que muchos ya me conocen de la tele, pero ahora quiero estar mucho más cerca de ustedes a través de Kids Emotion!

Como ustedes saben soy actriz, una feliz y enamorada esposa; me encanta la moda y trabajo mucho, principalmente en teatro.  Pero hace unos años mi vida cambió completamente porque me convertí en madre… la orgullosa madre de dos niños, Regina y Federico, y uno más que viene en camino… ya les hablaré de él mas adelante.

 Así que desde hoy les voy a contar todas mis aventuras como mamá joven, con la ilusión de que todas las mamás que me lean se sientan identificadas y, ¿por qué no?, podamos compartir nuestras experiencias y nuestros tips de batalla… ¿en las noches no acaban tan cansadas que de verdad pareciera que fueron a una batalla?… a mi si me pasa… ufff

 Pero bueno, aquí les va la primera anécdota que les quiero compartir… y fue la del día que aprendí que los niños tienen sus tiempos y debemos respetarlos. ¿Y por qué les digo esto?. Esta es la historia…

 … cuando nació mi primera hija, Regina, la verdad es que enloquecí de amor… tener una hija es como ver realizado ese sueño de niña de amar, proteger y cuidar a tus muñecas… las mamás que como primer hijo tienen una nena me entenderán.

 Entonces en mi cabeza había una imagen recurrente: ver a Regina vestida de tutú en el ballet… ¡¡¡ayyyyy me emocionaba tanto!!!… es más, creo que desde que la conocí, el día que nació, yo ya la veía con su tutú. ¡Se los juro!.

 Pero obviamente no fue así y tuve que esperar para cumplir mi sueño. El tiempo pasó y sí, en cuanto Regina cumplió año y medio pude meterla por fin al ballet y verla como una hermosa bailarina. Pero, ¿qué creen?, a ella no le gustó… y lloró y lloró todas las clases.

 Además la situación fue aún más complicada porque yo estaba trabajando en ese entonces, estaba en gira de teatro así que su papá me enviaba los videos donde mi Regina no dejaba de llorar y yo terminaba llorando junto a ella a la distancia… ¿les ha pasado?…

 Inmediatamente me sentí la peor madre, sentí que la estaba obligando a hacer algo que ella no amaba, que la estaba haciendo sufrir, así que decidimos sacarla… ¡adiós a mis sueños de verla como una bailarina famosa!…

 Pero, ¿qué creen?, no, no todo está perdido… a los 3 años ella solita me pidió regresar a clases, ahora es la más feliz yendo al ballet y no es por nada pero la maestra dice que tiene un gran talento…

 ¿Qué aprendí de esto?, que los niños tienen sus tiempos y que debemos respetarlos, pero más aún, que nuestros sueños no siempre van a ser los de ellos. En este caso mi Regina también amó el ballet, pero si no hubiera sido así, si hubiera querido ser portera de fútbol, por ejemplo, yo estaría ahí, en primera fila apoyándola y echándole porras… porque para una mamá, los sueños más importantes son los de sus hijos… ¿o no?…

 Platiquenme si han tenido alguna historia así, ¿va?…

Y no olviden de seguirme en mi blog www.mamaenlatorre.com y en todas mis redes sociales.

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

Shares

Tags: , , , , , , , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!