El arándano como alimento de bajo impacto en los niveles de glucosa en sangre y sus beneficios

Muchas veces, cuando tenemos que cuidar la cantidad de azúcares que comemos ya sea porque vivimos con diabetes, porque tenemos resistencia a la insulina o simplemente porque nuestro sistema es sensible a las cantidades excesivas de azúcares, pensamos de inmediato en que debemos descartar a las frutas, sobre todo a las muy dulces o a las deshidratadas, de la dieta. La verdad es que eso es incorrecto.

Los arándanos o cranberries, esas ricas frutitas de color rojo intenso y de sabor dulce y ácido, perfumado y delicado, no sólo son ricas y versátiles en la cocina y en la planeación de menús, además son muy nutritivas pues contienen fibra, vitamina A, algunas sustancias de las que componen el complejo B y otros nutrimentos esenciales, y son fuente muy importante de fitoquímicos antioxidantes y agentes preventivos de las enfermedades infecciosas sobre todo del aparato urinario excretor, de la boca y de la boca del estómago. Los arándanos deshidratados también nos brindan energía para el trabajo celular y para sostener el trabajo del sistema nervioso, incluido el pensamiento y el movimiento, y nos ayudan a mantenernos saciados por periodos largos de hasta 4 horas favoreciendo una dieta correctamente fraccionada y con menos desorden.

Lo que pocos saben es que los arándanos son alimentos de bajo impacto e índice glicémico, o sea que no alteran significativamente los niveles de glucosa en sangre ni se asocian con la liberación de insulina, sino por el contrario, son adecuados para todo tipo de personas y en todo tipo de dietas, por su baja concentración de azúcares y sobre todo porque son de bajo impacto glicémico ya que los azúcares que contienen están acompañados de fibra en cantidades apreciables, lo que disminuye la velocidad a la que se absorben y procesan.

Dado que los jugos de arándano o cranberry, sobre todo en relación al resto de los productos de arándano, sobre todo cuando se preparan en combinación con concentrados de otras frutas y/o jugos ricos en azúcares simples pueden contener elevadas concentraciones de carbohidratos y azúcares, existe la preocupación sobre su impacto glicémico, o sea su capacidad de causar una elevación de glucosa en el torrente sanguíneo y la consecuente liberación de insulina para contrarrestarla.

Sin embargo, un estudio reciente muestra que la elevada concentración de flavonoides, antocianinas y proantocianidinas de los concentrados y jugos de arándanos (todos ellos fitoquímicos con capacidades antioxidantes) pueden tener un efecto supresor en el impacto glicémico de las bebidas. De hecho, dichos estudios, en los que se ha medido el impacto glicémico de los jugos de arándano contra otras bebidas elegidas y asignadas a la persona que prueba al azar, con la misma concentración de azúcares pero sin los fitoquímicos, muestran que los polifenoles presentes en los concentrados de arándano tienen un efecto que minimiza la respuesta glicémica, o sea la elevación de los azúcares en sangre, en los humanos. Así es, estudios con sujetos en los que se ingirió una bebida mezclada de jugos con arándano y que contenía 27% de dicho extracto tuvo un menor impacto glicémico que una bebida con cantidades similares de azúcares pero sin los fitoquímicos. Lo mismo sucedió en estudios en los que se midió la respuesta glicémica al jugo puro de arándano y a las versiones “light” que se venden en el mercado. En todos los casos los fitoquímicos presentes en la fruta, sobre todo los derivados fenólicos incluidas las antocianinas y las proantocianidinas, mucho más concentradas en los arándanos que en otras frutas incluso las de tonalidades y pigmentaciones similares, son responsables de un menor impacto glicémico de las bebidas, una menor elevación de la glucosa en sangre y una subsecuente menor liberación de insulina al torrente sanguíneo

Así, podemos inferir que los fitoquímicos presentes en el arándano o cranberry, no sólo nos ayudan en sus capacidades antioxidantes y preventivas de los daños a los tejidos celulares y en la prevención de infecciones sino además ayudan a minimizar el impacto glicémico, o sea a minimizar la elevación de la glucosa en sangre, después de su consumo y por lo tanto ayudan a evitar la liberación de insulina después de ingerirlos. Así, la presencia de fitoquímicos hace que los arándanos y sus jugos sean recomendados para quienes viven con diabetes y para quienes desean controlar el impacto de los carbohidratos en su torrente sanguíneo…otro beneficio del arándano, mucho menos conocido, pero muy importante, sobre todo en nuestro país, en el que más de 10 millones de personas viven con diabetes y muchas otras presentan síntomas o riego de resistencia a la insulina.

Por eso, consumir arándanos o cranberries y sus productos es parte de las estrategias de una dieta correcta y un estilo de vida saludable. Arándanos como alimentos ricos en fitoquímicos antioxidantes y también como alimentos de bajo impacto glicémico que no alteran los niveles de glucosa en sangre de quien los consume.

www.grupopm.com

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!