DUELO DE LOS HIJOS ANTE EL DIVORCIO.

Captura de pantalla 2015-05-05 a las 12.17.49

En tiempos actuales un tema que se ha tratado con mas frecuencia, es la separación en relaciones maritales, mejor conocido como divorcio, aunque se escuche fácil, es un proceso donde intervienen varios personajes, como panorama principal la pareja, donde puede existir una decisión mutua o de alguno de los dos, la familia de cada uno de ellos y los hijos, en dado caso que se hayan procreado.

En este articulo tomaremos como principal enfoque el duelo que viven los hijos dentro de esta separación; en la mayoría de los casos los niños tienen como referencia ¡y vivieron felices para siempre!, por lo que, su primer duelo se vive a partir de cómo sus padres ya no estarán juntos, apareciendo sentimientos encontrados de amor-odio, aunque están sabidos que sus padres no tienen una buena relación.

Abordando el tema, es de gran importancia estar sabidos que el niño dentro de este duelo se siente atemorizado, confundido e inseguro, estando en juego su estabilidad personal, así como, en ocasiones aparece la culpa al sentirse el motivo por el cual sus padres se encuentran en el proceso de separación.

Los niños tienen la capacidad entender que es lo que pasa con sus padres, por lo que es recomendable siempre hablar con la verdad, explicar de una forma clara (sin detalles que puedan lastimarlos), mediante un lenguaje apropiado de acuerdo a la edad, teniendo presente evitar manipulaciones, protagonismos y culpabilidad.

Padres recuerden que los hijos no son contenedores de basura donde se puede dejar todo lo que no  quieren de la pareja, ellos no tienen la capacidad de entender que solo están enojados con la otra persona, se tiene que evitar el hablar mal de la persona que se están separando, de igual forma la frustración que sienten ante el duelo.

Los niños tienen la capacidad de sentir los estados emocionales y ambientales que se viven dentro del hogar, por ende, de sus padres, por lo que hay que hacer de su conocimiento que quienes se están separando y/o divorciando son los padres, y no los hijos de los padres, dando un respaldo emocional, por medio de la palabra, hablando con ellos, dando pie a que puedan expresar que es lo que sienten respecto a la separación.

Los niños presentan conductas distintas ante hechos que los hacen sentir inseguros y en desequilibrio emocional, por lo que, en la mayoría de los casos los hijos se sienten responsables y conciliadores de las relaciones de los padres, por lo que tienen como principal objetivo la reconciliación, tomando actitudes como: la falta de interés escolar, berrinches constantes, faltas de respeto y/o rebeldía, rebelarse, dormir poco o demasiado, ignorar, regresiones a etapas que se habían superado (hacerse del baño, no abrocharse agujetas, etc.…).

Es recomendable que exista un acompañamiento terapéutico, ya que, es una perdida traumática que los hace vulnerables a enfrentar patologías físicas y mentales, a partir, del estrés que manejan, ante el mismo acontecimiento, logrando un trabajo holístico (casa, colegio y psicoterapia), buscando cuidar todas las áreas bio-psico-social, de los niños.

Shares

Tags: , , ,



Back to Top ↑