disciplina positiva

Captura de pantalla 2015-04-09 a las 17.51.15

Estamos llegando a fin de año y poco a poco nos acercamos a esa reflexión ineludible de.. “un año más que se termina”.. Un año más para dar gracias por la familia, porque definitivamente tener una familia es una bendición aunque a veces las prisas de la modernidad nos hagan perder de vista este concepto.

Convertirnos en padres cambia radicalmente muchos aspectos de las parejas y su vida social; el tiempo parece siempre apremiarnos y recordarnos nuestras responsabilidades. Sin embargo, no deberíamos nunca dejar de lado cosas tan fundamentales como la risa, la diversión y el bienestar personal y en pareja, porque esos son los pilares que nos sostendrán en los momentos difíciles y nos darán fuerza para continuar y ser asertivos en nuestras decisiones en el día a día.
La crianza de un niño es todo un reto para una persona, y muchas veces los padres o cuidadores se encuentran perdidos, sin saber qué hacer o cómo actuar. Este desconcierto hace caer en prácticas erróneas que bien se vivieron como hijo, bien es lo que sale en el momento o bien es lo que la sociedad dice “que se debe hacer”. En este sentido, es la invitación a conectar con nuestros seres amados, con nuestros hijos y con nuestras parejas, verlos cómo están, cómo se sienten, cómo es su vida al lado de la nuestra…
Afortunadamente, hay un despertar y una búsqueda de información a consciencia para obtener recursos y liderar la vida y la maternidad/paternidad que deseamos tener. La tecnología acerca a los padres y hoy por hoy es posible acceder a información y apoyo a través de páginas especializadas en crianza respetuosa como lo son las de Disciplina Positiva, los grupos y foros donde convergemos padres para pedir una mano con alguna situación que no sabemos cómo resolver.
Como asesora de crianza respetuosa, me encanta contarle a los padres sobre algunas herramientas que ponemos en práctica en Disciplina Positiva, como las “Juntas Familiares” que nos ayudan tanto a establecer esta conexión y unión de la que hablaba al principio.
Se trata de fijar una fecha semanal, quincenal o mensual (depende de cada familia), para hacer una reunión con la finalidad de encontrarnos y pasar un rato ameno y ponernos de acuerdo para la búsqueda de soluciones a desafíos que tenemos como familias.
Padres y niños participan. Si hay algún asunto importante en el cual la familia debe tomar una decisión como por ejemplo: elegir nueva escuela, empezar la etapa de dejar los pañales, poner límites a los pequeños, etc. etc.; este es el momento oportuno para ponerlo sobre la mesa y dialogar sobre los diferentes pareceres que cada quien tenga al respecto y quedar en un acuerdo mutuo. Esa decisión se lleva a la práctica y se retoma en la siguiente junta para valorar los resultados que pueden ser favorables, requerir de ajustes o simplemente cambiarlos por unos más efectivos que funciones a esa familia.
Espero estos consejos te sean de utilidad para reforzar el vínculo y conexión contigo mismo/a y con las personas a las quienes amas.


Carla Herrera
Directora de Pequeño Gran Humano
Educadora de Padres Certificada en Disciplina Positiva

Web : www.pequenogranhumano.wordpress.com

Redes sociales : facebook , twitter 

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

Shares

Tags: , , , ,



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!