¿De quién es este ombliguito?

México cuenta ya con un banco público de sangre de cordón umbilical que representa una esperanza de vida para muchos pacientes, en particular niños.

El síndrome de Hunter es una rara enfermedad causada por la falta de una enzima que regula funciones celulares básicas y sin la cual el azúcar se acumula en las células, dañándolas irreversiblemente. Sin tratamiento, esta enfermedad genera retraso mental, un crecimiento atrofiado y problemas cardiacos que llevan a la muerte al niño que lo padezca antes de cumplir 10 años. Hasta hace poco, sólo células madre de médula provenientes de un donador podían ayudar a un niño con síndrome de Hunter a producir la enzima. Pero a menos que las células de la médula del donador sean muy parecidas a las del enfermo, el trasplante produce complicaciones severas. Afortunadamente, ya existe una alternativa: utilizar células madre sanguíneas de cordón umbilical. En mayo del año pasado, la revista New England Journal of Medicine reportó que de 20 niños afectados con el síndrome de Hunter y a quienes se les trasplantaron este tipo de células, 17 sobrevivieron y ya asisten a la escuela.

Madres de todas las células

Las primeras células que produce el óvulo fecundado por el espermatozoide tienen el potencial de formar un ser humano completo, de ahí su nombre: células troncales o madretotipotenciales. Conforme se reproducen y se separan de su ubicación original (el blastocito), pierden la capacidad de generar un ser humano completo, pero guardan la de generar cualquier tipo de célula; se les llama entonces pluripotenciales. Tenemos, además, una pequeña reserva de células en los órganos y tejidos, capaces de renovarlo o repararlo: son células aún más diferenciadas (especializadas) que las troncales, conocidas comomultipotenciales. Éste es el caso de las células madre sanguíneas que se hallan en lo más profundo de los huesos, en la médula ósea. Estas células conservan la capacidad de producir todas las células que forman la sangre como los eritrocitos (glóbulos rojos), los leucocitos (glóbulos blancos) o las plaquetas —aunque recientemente se ha puesto en duda esta limitante, ya que se ha logrado desarrollar con ellas otro tipo de tejidos—. Una abundante cantidad de estas células circula por la sangre de los recién nacidos y muchas quedan en la sangre del cordón umbilical y la placenta. El trasplante de células de sangre de cordón umbilical constituye una invaluable oportunidad para aquellos pacientes, principalmente niños, que sufren diversas enfermedades de la sangre y genéticas, incluyendo varios tipos de leucemias y otros padecimientos como la anemia de Fanconi y el ya mencionado síndrome de Hunter.

Bancos de vida

A finales de la década de los 80, se constató que sólo el 30% de los enfermos con algún tipo de cáncer hematológico (de la sangre), podía tener un familiar compatible que le donara la médula ósea para un trasplante. Este hecho impulsó la investigación de métodos alternos. La Dra. Gluckman, en París, fue la primera en realizar un trasplante de células madre de cordón umbilical en Matthew, un niño de seis años que padecía anemia de Fanconi. El cordón era de su hermano recién nacido. Matthew estudia ahora la universidad y es considerado como el primer paciente con un trasplante de cordón exitoso. A partir de entonces, empezaron a crearse Bancos de Sangre de Cordón Umbilical (BSCU) para poder contar con un inventario de unidades siempre disponibles para el trasplante. En nuestro país ya contamos con un BSCU, del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, dependiente de la Secretaría de Salud, un proyecto público iniciado en México en 2003.

Enfermedades de la sangre que pueden tratarse mediante el transplante de células madre de cordón:

Leucemia: Una enfermedad que consta de una acumulación masiva de leucocitos (glóbulos blancos) en la sangre. Su principal manifestación clínica es un decrecimiento de los glóbulos rojos, granulocitos y plaquetas en la sangre.

Anemia aplástica: Un desorden de la sangre que se produce cuando la médula ósea no puede elaborar suficientes glóbulos blancos, rojos o plaquetas. Puede ser leve o severa y su origen hereditario o adquirido.
La anemia aplástica hereditaria se origina por una anormalidad cromosómica, como la anemia de Fanconi o la enfermedad del Dyskeratosis. La anemia aplástica adquirida puede ocasionarse por el constante contacto con productos químicos tóxicos como los plaguicidas, por radiaciones emitidas en procesos de radioterapia o por el uso o consumo de drogas, entre otras causas. Sin embargo, casi la mitad de los casos reportados, no tienen una causa u origen identificado.

Síndrome de Wiskott-Aldrich: Un desorden hereditario ligado al cromosoma X, que se caracteriza por la aparición de eczema, hemorragia y aumento de la susceptibilidad a las infecciones.

Lasbeta-talasemias: Enfermedadfrecuenteen la zona del Mediterráneo y en la que debido a mutaciones genéticas se reduce la síntesis de las beta-globinas, componente proteico de la hemoglobina.

Neuroblastomas: Tumores cancerosos que se originan generalmente en los tejidos de la glándula adrenal del abdomen, aunque también en el tejido nervioso del cuello, el pecho, el abdomen o la pelvis, pero que tienden a migrar (metástasis) a la médula ósea. El neuroblastoma es un tumor que aparece predominantemente en la primera infancia.

Done un ombligo

Para obtener los cordones umbilicales, el BSCU del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea cuenta con el apoyo de estudiantes de la carrera de Químico Farmacéutico Biólogo de la Facultad de Química de la UNAM, que realizan su servicio social en tres diferentes hospitales de la Secretaría de Salud. Estos jóvenes se acercan a las futuras madres para informarles sobre la posibilidad de convertirse en donadoras. Los requisitos son tres: gozar de perfecta salud, contar con más de 18 años de edad, y firmar el consentimiento informado, que implica ceder todos los derechos sobre el uso de la sangre al banco. Esto permite que el ginecólogo, una vez nacido el bebé, y si ningún riesgo para la salud de la madre o del recién nacido, retire higiénicamente la sangre que quedó del cordón umbilical y en la placenta, y la envíe al BSCU. Hasta la fecha, la labor de los jóvenes ha sido exitosa, incluso sin campañas de radio o televisión: ellos han conseguido en apenas poco más de un año de operaciones del Banco (1° de junio de 2003 a 31 de diciembre de 2004) la donación de alrededor de 800 cordones, procedentes del Hospital de la Mujer, el Hospital General de México, el Hospital Juárez de México, entre otros, y también de colectas en hospitales particulares. De los 800 cordones, 300 han resultado útiles para trasplantes, y se encuentran ya congelados en las bóvedas del banco.

Un negocio

Recientemente en la ciudad de Puebla se dio a conocer el tratamiento exitoso de un niño realizado con sangre del cordón umbilical de su hermanito recién nacido; de hecho, éste vino al mundo para proporcionar a su hermano las células madre que necesitaba. Pero la probabilidad de que un hermano sea compatible con otro es sólo del 25% (uno de cada cuatro). En varios países del mundo está permitido traer al mundo a un ser humano con el fin de salvar a otro. Que esto sea legítimo es una de las muchas cuestiones polémicas que surgen y seguirán surgiendo a partir de los avances en el terreno de la investigación de las células madre.

Esperanza de vida

Cuando el BSCU contaba con un inventario de apenas 50 cordones congelados, llegó del Instituto Nacional de Pediatría la primera solicitud de una unidad para trasplantar a un niño de 10 años, Paco, quien padecía una de las formas más agresivas de leucemia. Paco tenía una hermanita de tres años compatible al 100% con él, pero era muy riesgoso exponerla a una extracción de médula ósea, o a movilizar sus células madre de la médula ósea hacia la sangre periférica (aféresis); por ello los médicos y los padres de Paco rechazaron esta alternativa. A pesar de la baja probabilidad de éxito por el escaso número de cordones que había entonces, se realizó la búsqueda y se encontró no sólo uno, sino tres cordones compatibles. El trasplante se realizó el 16 de marzo del 2004 con excelentes resultados, y un mes más tarde, Paco fue dado de alta del hospital. En septiembre se reintegró a la vida normal de un niño de su edad, gracias a una mamá y a su bebé, que decidieron hacer la diferencia… donar vida.

Eva Delia Calderón Garcidueñas y Agustín López Munguía

Web: www.comoves.unam.mx

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

Shares

Tags: , , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!