¿Cómo elegir los lentes de tú hijo?

Problemas de visión como la miopia, el astigmatismo, la hipermetropía, o el estrabismo, si no son
tratados a su debido tiempo, acaban por dificultar el aprendizaje del niño. Sus actividades, de una
forma general, se verán afectadas, lo que puede llevarle a sentirse molesto y rechazado
socialmente. Un niño que juega al baloncesto teniendo miopia, y sin corrección, va a sentir
dificultad para moverse y encestar la pelota. Y como casi siempre pasa, este niño ya no podrá ser
bien recibido en su equipo.
Modelo de lentes adecuados para los niños. Los lentes no son sólo para las personas mayores
aunque presentan diferencias de adaptación según la edad que tenga la persona. No es lo mismo
usar lentes tratándose de una persona mayor que cuando se trata de un niño. Las actividades
y el medio social son muy distintos. Para un niño el uso de anteojos no es nada agradable.
Muchos no consiguen adaptarse, otros se ven raros y feos,
se olvidan de usarlas, no respetan los cuidados, y se quejan de que sus amigos se burlan de él. En
este caso, los padres son los que deben animar al niño. Hágale saber de su importancia. Explícale
que es la única forma de solucionar el problema que tiene en su visión. Búscale un modelo de
anteojos de acuerdo a su gusto y criterio.
Hoy en día, la oferta es grandísima, se pueden encontrar infinitos colores y estampas, y
de los más variados modelos. Y a unos precios, dependiendo del tipo de lente que se va a usar, ase
quibles. Modelos como el de Harry Potter, el mago inglés, están de moda.
Gracias a la aparición del brujito, muchos niños ya presumen de usar lentes.
Cómo elegir los lentes del niño?
Como decía anteriormente, existe una gran variedad de modelos de lentes en el mercado. Las
opciones son tantas que los niños pueden elegir el modelo que combine mejor con su rostro, y con
lo cual se sentirá más a gusto. Ya que es él el quien va usarlos, respete su opinión y elección. En lo
que puedes y debes intervenir y cuidar es en cuanto al tipo de lente que será puesto en la
montura. Para los niños, la mejor lente es la de policarbonato. Son más finas y más seguras,
disminuyendo así el riesgo de lesiones oculares en el caso de que se rompa. Se debe también
prestar atención al tipo de hastes que tenga la montura. Que sean firmes y estables para evitar
que se caigan, pero que no estén apretadas para evitar los dolores de cabeza.
Consejos para elegir los lentes del niño.
  • De 0 a 3 años de edad.

La visión de los bebés debe ser examinada en sus primeros meses de vida.

Comente sobre este cuidado durante las revisiones con el pediatra. A los tres años de edad

es conveniente hacer un examen más profundo. La prevención es la palabra del momento.
  • De 3 a 6 años de edad.

Acuérdate siempre que los niños que necesitan usar lentes y no los usan,

acaban por tener una visión distorsionada del mundo.. Procura cuanto antes corregir el problema.
  • De 6 a 9 años de edad.

Muchos niños querrán mejorar su imagen usando lentes de contacto.

Según los especialistas, eso se puede hacer, pero lo más recomendable es que el niño solamente
use lentes de contacto a partir de los once años, cuando tenga más responsabilidad y más control
para hacerse cargo de la limpieza correcta que requieren las lentes de contacto.

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

Shares

Tags: , , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!