Cacahuates, alimentos ideales para quien tiene riesgo cardiovascular

Captura de pantalla 2015-05-20 a las 9.20.14

Lic. Cecilia García Schinkel, nutrióloga

En nuestro país la segunda causa de muerte, tanto para varones como para mujeres, es la enfermedad isquémica del corazón y la tercera la ocupan las enfermedades cardiovasculares. Si las sumamos podemos decir con toda certeza que los problemas cardiovasculares son la principal causa de muerte y el principal riesgo de salud para los adultos mexicanos. Más de la mitad de la población adulta (43 millones de personas) padece de hipertensión arterial, uno de los factores de riesgo de estas condiciones; también cerca de la tercera parte de la población padece hipercolesterolemia o híper trigliceridemia, ambos factores de riesgo para contraerlas. El riesgo cardiovascular no siempre se manifiesta, puede en muchos casos ser una condición silenciosa; uno no trae sus números de química sanguínea o las medidas de presión expuestas, y probablemente o no las sabe o no las comprende del todo.

Es fundamental prevenir el riesgo cardiovascular y manejarlo cuando ya existe en aquellas personas que ya han sufrido un infarto, una embolia o una trombosis o en los que tienen poderosos factores genéticos y de riesgo como el sobrepeso o la química sanguínea alterada. Para prevenir, sabemos hoy, existen estrategias sencillas y poderosas, de cambio de estilo de vida, adicionales a los medicamentos. Entre estos destacan el aumento de la actividad física, el control del peso corporal y la circunferencia de cintura y, sobre todo, la modificación de la dieta.   

Uno de los principales contribuyentes a la crisis de salud cardiovascular en Estados Unidos y también en nuestro país, es el consumo excesivo de grasas sólidas o saturadas y grasas trans. Las grasas sólidas o saturadas se encuentran en muchos de los alimentos que consumimos de manera habitual, incluidos quesos y otros lácteos y muchas carnes o aves. Las grasas trans consisten en aceites parcialmente hidrogenados y se pueden encontrar en algunos pocos productos industrializados. Estos dos grupos de grasas, las saturadas y las trans, aumentan el riesgo de algunas de las enfermedades crónicas más comunes, incluyendo enfermedades del corazón.

Sin embargo, hay buenas noticias de acuerdo con las nuevas Guías Alimentarias de Estados Unidos, “El consumo de una variedad equilibrada de alimentos ricos en proteínas puede contribuir a mejorar la ingesta de nutrimentos indispensables y redundar en beneficios para la salud. Por ejemplo, la evidencia indica que el consumo moderado de cacahuates y otras semillas reduce ciertos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular cuando se consumen como parte de una dieta que sea completa, adecuada y dentro de las necesidades de calorías para el individuo.”

Según el Estudio de Salud de Médicos, una porción pequeña de 30g de cacahuates o dos cucharadas de crema de cacahuate al día, consumidos cinco o más veces a la semana puede reducir a la mitad el riesgo de enfermedades del corazón. Imagínese eso: una reducción del 50% sólo por incluir un alimento, el cacahuate, de manera habitual en la dieta. Así, las decisiones sencillas pueden hacer una gran diferencia; elegir un sándwich de crema de cacahuate, preferentemente en pan de grano integral, sería una opción más saludable que una hamburguesa o una torta de milanesa empanizada.

No fue sino hasta hace unos veinte años que algunos estudios describieron la relación entre consumir semillas oleaginosas como los cacahuates más frecuentemente y un menor riesgo de enfermedad coronaria. En 1998 con la publicación por investigadores de Harvard de los resultados del Estudio de Salud de las Enfermeras que los profesionales de la nutrición y los medios de comunicación comenzaron a tomar nota. Este gran estudio epidemiológico, que sigue en curso, se ha encontrado que el consumo frecuente de frutos secos o sea semillas oleaginosas, con alrededor de cinco porciones del tamaño de un puño mediano, de 30g, por semana, incluido y destacando el cacahuate, se asoció con el riesgo más bajo de enfermedad del corazón. Desde entonces, la acumulación de pruebas sobre los beneficios de los cacahuates a la salud se ha acelerado y el foco de dichas investigaciones se ha movido más allá de sólo su aporte de grasas saludables.

Hoy sabemos que los cacahuates contienen otros nutrimentos fundamentales para la salud cardiovascular, incluidos fitoesteroles, sustancias parecidas al colesterol de los productos de origen animal, pero que no son absorbidos y nos ayudan a prevenir la absorción del colesterol ayudando a mejorar la química sanguínea. Los cacahuates contienen también arginina, un aminoácido asociado con  la prevención cardiovascular; y, adicionalmente, los cacahuates son ricos en algunos minerales que ayudan a prevenir infartos o embolias; finalmente, por tratarse del alimentos ricos en fibra, los cacahuates ayudan a prevenir la absorción del colesterol y a excretar parte del producido o almacenado en nuestras arterias.

Así, hoy los cacahuates son reconocidos por los profesionales de la salud como alimentos que deben ser consumidos con mayor frecuencia por quienes padecen riesgo cardiovascular y están buscando mejorar su salud a través del manejo de la dieta.

Web : www.cacahuatesusa.com

Shares

Tags: , ,



Back to Top ↑