Arándanos y la salud dental

Cada vez hay más evidencia positiva sobre el consumo de productos de arándano y la salud dental. Y es que desde hace varios años sabíamos que el consumo regular de productos de arándano (cranberry) especialmente en sus versiones más bajas en azúcares añadidos, ayuda a prevenir gingivitis, o sea la infección de las encías. Pero los nuevos descubrimientos son impactantes.

Recordemos que en nuestra boca viven una serie de bacterias diferentes conocidas como “placa bacteriana”; éstas son de distintas especies y familias y la mayoría no son patógenas para los seres humanos, pero sí se asocian a ciertas enfermedades. Dichas bacterias se adhieren a las encías, la lengua, la parte interior de las mejillas y también se agregan entre ellas en un fenómeno conocido como coagregación. Esta capa de bacterias, muy parecida a una película pegajosa, muchas veces es resistente a la saliva e incluso al cepillado con pasta dental. Y cuando su acumulación es excesiva o cuando se infiltra entre ellas alguna especie nociva pueden ser las responsables de producir aftas y otras lesiones, pero sobre todo de ir erosionando las encías, a las que inflaman y acortan, con el consecuente debilitamiento de las raíces de los dientes y muelas y causando que éstos se aflojen. Quien se ha sometido a una sesión de periodoncia, o tratamiento sobre las encías y tejidos que soportan a los dientes, sabe que es tardado, molesto y francamente doloroso y que las encías no se recuperan del todo una vez que se lastiman.

Por eso el cuidado de las encías, junto con el manejo adecuado de la salud dental son importantísimos. Y no basta con el lavado con cepillo y pasta, pues como decíamos anteriormente, la placa bacteriana de nuestra boca es resistente y se aloja en lugares impenetrables.

En los últimos tres años se han realizado varios estudios que vinculan a las sustancias que contiene el arándano (cranberry) tanto fresco como la deliciosa versión deshidratada, que se vende en nuestro país y que es versátil y muy rica, y sus derivados el jugo, las mezclas de jugo y la jalea de arándano, con la salud de las encías y con la eliminación de la placa bacteriana que las daña.

En un estudio publicado en el Journal of the American Dental Association se reporta que un componente único de los arándanos, conocido como material de alto peso molecular no dializable (NDM por sus siglas en inglés) tiene la habilidad de revertir e inhibir la capacidad de coagregación de las bacterias de la placa bucal, especialmente de aquellas que se asocian a la enfermedad periodontal, cuando se aplican in vitro (o sea en laboratorio y directamente). Aunque estos resultados no son extrapolables directamente, otro estudio, esta vez publicado en Critical Reviews in Food Science and Nutrition, brinda resultados preliminares de un estudio clínico usando un enjuague bucal a base de arándano y especialmente concentrado en NDM. Las muestras de saliva de los sujetos involucrados en el estudio muestran una reducción muy importante en la presencia de unas bacterias nocivas para las encías, Streptococcus mutans, cuando se les comparacon un grupo que se enjuagó con un placebo. Vale la pena decir que la mayoría de las caries dentales son atribuibles a este microorganismo, S. mutans.

Así, estos estudios demuestran no sólo un efecto positivo de los extractos de arándano sobre la salud de las encías y la prevención de enfermedades periodontales por formación de placa, sino además una enorme posibilidad de prevenir y controlar caries dentales a través del uso de productos extraídos del arándano. Y eso sí que son buenas noticias.

La recomendación es sencilla: Incluir en la dieta arándanos y sus derivados, el jugo y la jalea, de manera regular para ayudar a minimizar la formación de placa bacteriana bucal, proteger nuestras encías del ataque de los microorganismos que las enferman y probablemente ayudar a prevenir y controlar las caries dentales.

Una porción de media taza de arándanos deshidratados, un vaso de 200ml de jugo de arándano o una porción de jalea de este delicioso fruto como parte del platillo principal de la comida, en el pan del desayuno o como ingrediente o relleno de pasteles o pays, nos brindan los nutrimentos esenciales en los que es rico el arándano, la vitamina A, la fibra, los hidratos de carbono naurarles y los antioxidantes muy poderosos además de estos compuestos, los NDM, que protegen la salud bucal.

www.grupopm.com

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!