Alimenta a tu Bebé en su Primer Año de Vida

Durante el primer año de vida, el crecimiento del bebé es muy acelerado y el desarrollo neurológico es complejo, estos procesos requieren de un buen estado de salud y una nutrición adecuada. Este primer año de vida es crucial, ya que se ha demostrado que la desnutrición en esta etapa puede afectar al crecimiento del cerebro y puede verse afectado el peso y la talla (estatura), incluso aún cuando se corrija esta desnutrición en años posteriores.

La alimentación, clave para la salud de tu bebé

La alimentación adecuada cumple entonces una función muy importante en la salud, además los estímulos de los alimentos también influyen en el desarrollo de coordinación fina del bebé y tienen que ver también con la parte afectiva. Durante los primeros meses de vida, el mejor alimento es la leche materna.

Ablactación

La ablactación es la incorporación de alimentos diferentes de la leche a la dieta del bebé; este proceso es muy importante ya que influye en el desarrollo del niño. La leche materna como único alimento es perfecta hasta los tres o cuatro meses, después de esta fecha ya es necesario introducir otros alimentos además de la leche materna. Las necesidades de energía del bebé aumentan y el volumen de leche ya no es suficiente para mantener un ritmo de crecimiento óptimo.

Otro factor importante a considerar es que las enzimas, proteínas necesarias para la digestión, se tienen algunas desde el momento de nacer y son las adecuadas para digerir la leche materna, pero en los primeros meses de vida no se tienen las que se necesitan para digerir los hidratos de carbono complejos, por ejemplo. Es por eso que los cereales deben introducirse hasta el cuarto mes de vida.

Desde el punto de vista biológico y nutricional, la edad necesaria y óptima para la ablactación se ubica entre los cuatro y los seis meses de vida.

Inicia la ablactación con fruta, como la pera

Por ser una fruta de fácil digestión, la pera es recomendable para iniciar la ablactación. Puedes dársela a tu bebé en papillas.

Empieza en forma gradual, empieza por una sola cucharadita y aumenta la cantidad día a día. Es importante esperar a que el bebé trague perfectamente cada cucharadita, y sólo darle la punta de la cuchara.

Consejos

Dale alimentos naturales preparados en casa, evita darle alimentos industrializados. Introduce un solo alimento a la vez y no le des mezclas. Esto es para que el bebé desarrolle su sentido del gusto y aprenda a diferenciar los sabores.

Una pera es deliciosa por sí misma y no necesita que la mezcles con otras frutas. Por su sabor, le encantará a tu bebé. Puedes ofrecérsela en papilla o darle a probar la pulpa de una pera fresca con una cucharita; sólo es necesario que se la des en el punto de maduración correcto.

¿Cómo saber cuándo una pera está madura?

Puedes aplicar la prueba del pulgar que se refiere a oprimir la base del tallo con tu dedo pulgar y si ésta se siente suave indica que ya está lista para comerse.

Emplea fruta fresca, como las peras, de buena calidad

A los 6 ó 7 meses, el bebé debe comer fruta, verduras, cereales y leche, de preferencia leche materna. Recuerda lavar frutas y verduras adecuadamente. Es conveniente dárselas crudas para evitar la pérdida de vitaminas.

Debes realizar el destete gradualmente. Lo deseable es darle leche materna hasta por lo menos tres a cuatro meses después de iniciada la ablactación, es decir que por lo menos hasta que tu bebé cumpla 6 meses; hasta los ocho o nueve meses es deseable y hasta el año se considera como favorable.

Cuando tu niño cumpla un año ya deberá estar incorporado a la dieta familiar, disfrutando de las peras como todos en la familia.

Las peras, tan sanas como tu bebé.

www.clubdeperas.com

Shares



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!