Agresión infantil

Una de los principales motivos de consulta se relaciona con la agresión infantil.

Los padres piden ayuda porque sus hijos agreden a sus compañeritos y porque el colegio les puso como condición que asistieran a terapia para poder mantenerlos como alumnos.

En mi experiencia como psicoterapeuta infantil, me he percatado de la angustia que esta situación genera en los padres, ya que el simple hecho de verse evidenciados en el colegio y en el ambiente en el que se desenvuelven como padres de un niño etiquetado como grosero, agresivo o niño problema, les resulta incómodo pues no saben cómo manejar la situación. No podemos controlar la forma en la que actuarán nuestros hijos, pero sí podemos controlar como padres la forma en la que reaccionaremos ante dicha conducta. La agresividad se presenta como algo natural en la infancia cuando el niño siente que sus necesidades básicas se ponen en riesgo, pero cuando esta conducta permanece más tiempo, significa que no ha desarrollado su auto control; no encuentran la manera adecuada de expresar lo que está pasando ni sabe cómo manejarlo.

Los niños que actúan de esta forma generalmente están tratando de sobrevivir a su propio ambiente; y lo que empezó como hacer berrinche ahora se ha desplazado a la agresión.

Un niño lastimado suele ser un niño agresivo. El niño representa con sus conductas su propia incapacidad de manejar una estrategia para enfrentarse a un medio que lo enfurece y siente amenazante. Si bien es cierto que el niño ya trae un temperamento (genético) que determina su comportamiento, el peso que tiene el ambiente sobre él es más perturbador que su propio interior. Cuando el niño realiza conductas agresivas y actúa impulsivamente, es porque no sabe cómo actuar, no sabe qué otra cosa hacer.

El problema también radica en los propios padres y en sus reacciones; y en la conducta de no aceptar que el niño maneje sus propias emociones y en anularlas.

Los niños necesitan aprender a manifestar su ira y aprender a pedir directamente lo que quieren, y decir lo que les gusta y lo que no. Es muy importante estar al pendiente de estas conductas, ya que mientras se detecten a tiempo se podrá ayudar a los pequeños. Las conductas agresivas son un indicador de algo que el pequeño no puede manejar y esto puede traerle consecuencias significativas en relación a: fracaso escolar, baja autoestima, conductas antisociales y problemas para adaptarse.

Consulta al especialista:

Tú nombre (requerido)

Tú e-mail (requerido)

Tú teléfono (requerido)

Tú mensaje

Shares

Tags: , , , , , , ,



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!