A mi mejor amigo le huele mucho la boca

¡Qué barbaridad! ¡Qué asco! ¿Cómo es posible que te huela tan mal la boca? Ése es el comentario que muchas personas hacen de sus mascotas, cuando realmente ellas no son las culpables.

Después de los dos años de edad, y si no han sido acostumbrados a la higiene bucal desde pequeños, en todos los perros y gatos iniciará la acumulación de placa dentobacteriana, que puede terminar en un cálculo dental conocido como odontolito o sarro dental. Cuando pasa el tiempo es difícil de corregir y tendrán que ser sometidos a una limpieza profunda realizada por el médico veterinario, teniendo que emplear anestesia para realizarla.

El problema grave de esta placa en los dientes de las mascotas reside en que la encía puede subirse y dejar expuestas las raíces de los dientes, favoreciendo que se tenga una mayor facilidad para que se queden restos de comida en su boca, trayendo como consecuencia la pérdida de piezas o que se produzcan enfermedades que pongan en riesgo su vida ya que las bacterias que se alojan en el sarro tienen predilección por las válvulas cardiacas, provocando trastornos importantes que afectan su salud.

Este problema puede ser controlado en parte a través de su alimentación, ya que las croquetas Premium o Super Premium están elaboradas con una tecnología con la cual los colmillos y las muelas hacen una fricción en ellos para realizar una limpieza relativa. Esto no es excluyente de que nuestras mascotas requieran de una medida preventiva como el cepillado de dientes y encías, para lo cual necesitamos de educarlas desde temprana edad a que se le cepillen los dientes. Podemos hacerlo con la ayuda de cepillos especiales para perros o gatos o con un dedal de látex para realizar un masaje de encías y una limpieza de los excedentes de alimento que puedan quedar entre los dientes.

Para hacer la limpieza en casa, que es el 90% del éxito de una dentadura sana, el cepillo con una pasta de dientes especial para mascotas debe colocarse a 45 grados, realizando un masaje en las encías para retirar los residuos acumulados. Si realizamos este proceso al menos en días alternos, será suficiente para que nuestro amigo tenga una dentadura sana por mucho tiempo, a la vez que le demos alimentos que se pueden emplear como ayuda para realizar la limpieza de los dientes y usar juguetes fabricados con hilo, que ejercitarán las encías y les darán mayor resistencia.

Hay que tratar al máximo de mantener sanos los dientes de nuestras mascotas; es nuestra responsabilidad. Brindémosles una muy buena alimentación con su alimento balanceado, lavémosles los dientes para también fomentar en mayor grado la convivencia con ellas y evitemos alimentarlas con restos de comida.

Una Mascota Sana es una Mascota Feliz

www.mascotaspfi.com

Shares



Back to Top ↑
  • Suscribirme al Boletín

    ¡Recibe las últimas noticias, promociones y más!